Mortadela o jabugo, tú eliges.

By James Milton Tillman

¿Quién puede estar en contra de la integración? Ninguna persona que tenga dos dedos de frente puede dejar de pensar que todos tenemos derechos y obligaciones, y que todos, independientemente de la condición física o psicológica, debemos de tener acceso a una sociedad de bienestar no sólo como agentes pacientes, sino como agentes activos si ese es nuestro deseo. Los españoles, y hablo por mi, tendemos a exagerar las cosas, a extrapolar los sucesos. Tenemos una forma de pensar de tipo “ que pasaría si todos hiciéramos eso”, y ese pensamiento no es nada más que una forma de intolerancia. Cuando alguien piensa que si todos fuéramos gais el mundo se terminaría, detrás no hay otra cosa más que intolerancia. Cuando alguien piensa que si todos los concejales de este país tuvieran el síndrome de Down todo se vendría abajo, detrás solo hay intolerancia. No podemos ser esclavos de las mayorías cuando se puede evitarlo. Donde todo el mundo piensa igual, nadie piensa por si mismo. La individualidad es una característica primordial en nuestra especie. Es lo que te hace ser hetero, gay, tener síndrome de Down o que te guste más la mortadela que el jamón de jabugo. El respeto hacia las minorías es fundamental para nuestra libertad. La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes. Y la independencia sólo se consigue a través de la tolerancia. Y la tolerancia se aprende, primero en la familia y más tarde en la escuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s