Verdades y mentiras

By James Milton Tillman

En una morgue, el vigilante era necrófilo. Violaba a las muertas que le gustaban. Una vez violó a un cadáver de dieciséis años y lo resucitó. Los padres no le denunciaron. ¿Dónde está la verdad? No importa, de hecho, la verdad absoluta no existe, la verdad es un punto de vista, es lo que hay al otro lado de la mira del francotirador. Lo importante es la esencia de las cosas, por eso nadie puede ser juzgado, lo bueno para uno es malo para otro, hay muy pocas cosas absolutas que satisfagan a todos los implicados. Los conceptos puros son utopías, pueden tener varias sombras varias proyecciones. Un cilindro puede proyectar una sombra cuadrada pero también circular, el amor te puede salvar o te puede matar. Hay muy pocos hechos indefendibles.  El bien y el mal absoluto no existen, si existiera Dios, lo tendría muy jodido. Yo no conozco a Dios, es más que probable que él tampoco me conozca a mi. El día que nos encontremos, ambos nos llevaremos una sorpresa. Él no será lo que yo esperaba, y no será su culpa y yo no seré el hijo perfecto, y esa no será mi culpa, yo no me cree a mi mismo. Al final no hay culpables, no hay verdades, sólo hechos buenos o malos, depende. La verdad no es una meta, no es un fin, es un estado, y como tal es infinito, cambiante, variable. Como todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s