Cagao y con el agua…..lejos

  By James Milton Tillman

En Colombia existe una expresión que se utiliza cuando uno esta bien jodido, por allá dicen que uno está “cagao y con el agua lejos”. Voy a evitar hacer comparaciones con lo que nos sucede a los españoles y me voy a ceñir exclusivamente a la situación por la que todos pasamos alguna vez en nuestra vida, que no es otra que después de obrar adecuadamente, uno se encuentra con el rollo del papel higiénico vacío, o lo que es peor con media hoja.

Enseguida uno echa las culpas al anterior usuario por no haber dado la voz de alarma, y por carecer de responsabilidad ante un asunto que entraña extrema gravedad.

A continuación, si como dije antes, ha quedado un trocito de papel el desastre está asegurado.

Después de dar muchas vueltas al asunto, si eres primerizo, llegas a la conclusión de que lo mejor es pedir ayuda, y normalmente el portador de la ayuda, el séptimo de caballería, te saca del apuro con una sonrisa cómplice recordando la última vez que le ocurrió a él.

Parece que en España cada vez que un gobierno se sienta en la poltrona se queda sin papel, sonríe y decide echar la culpa al que la ocupó antes (que yo no digo que no la tenga en parte, pero no es excusa). Y ya sabemos que si un español ha hecho o planea hacer algo mal y sonríe, es porque ya sabe a quién echarle la culpa. Durante muchos años hemos atribuido nuestros males al muerto y ahora al  que gastó el último trozo de papel higiénico. Y todo esto como dicen los argentinos “para limpiarse el orto”

Españolito que vienes al mundo

Te guarde Dios

Una de las dos Españas

Ha de helarte el corazón

o dejarte sin papel

Con mi culo hago lo que quiero

Todos los bien pensantes nos hemos echado las manos a la cabeza cuando el bruto del presidente de Nigeria, coreado por gran parte de la población, ha anunciado que a los homosexuales les va a meter en la trena quince años, eso si no les aplican la Sharia (ley musulmana) y no les lapidan. Recordemos que la mitad de la población es cristiana y la otra mitad musulmana. Pero en el mundo en el que vivimos predomina esa idea de superioridad blanca en la que mucha gente piensa que es normal que eso pase allí porque “son negros”.

Pero hete aquí que unos que no son tan negros (Putin & Co.) sino todo lo contrario “muy blancos” son capaces de permitir en su país, mediante la impunidad, que los homosexuales y las homosexualas (que diría Bibiana Aído) sean perseguidos, torturados y muertos. Pero bueno eso es normal porque “son rusos”, y con los rusos, ya se sabe, pocas bromas.

Entre negros y blancos nos vamos al país de la libertad, Estados Unidos de América (obsérvese que no he utilizado acrónimos ni siglas, para darle más gravedad) y nos sale la mandamás de Arizona (otra bruta), con su parlamento, aprobando una ley que permite a los empresarios acogerse a sus creencias religiosas para negar servicios a los homosexuales y homosexualas. ¡En Estados Unidos de América! Señoras y señores (ahora sí Bibiana).

Todos estos iluminados celestiales empiezan por los homosexuales y terminan por los zurdos, pasando por los cojos. Como en Arizona les dejen aplicar la Biblia la emprenderán de nuevo con los negros y los judíos.

Así que como en el club de los poetas muertos, me subo encima de la mesa y grito ¡Oh capitán mi capitán!

Si yo fuera capaz de fundar una sociedad no tendría como lema “non plus ultra” “tanto monta” o “in god we trust”, utilizaría “con mi culo hago lo que quiero”.

La reina de Escocia

Voto a bríos que yo no soy antimonárquico, pero eso de que los cargos públicos se hereden, en los tiempos actuales, me produce cierto repelús y creo que la monarquía es una de esas instituciones que se irá apagando junto a otras costumbres que no tienen un sentido más allá del folclórico.

El rey Arturo tuvo que sacar a excálibur, la espada apresada en la roca, para ser el monarca de Inglaterra y amalgama de los pueblos bretones.

Pero no fue Arturo sino la voluntad de los pueblos quienes fundaron Gran Bretaña (voluntad moldeada por la pasta y la religión) y ahora que no hay pasta y la religión no es lo que era, los escoceses deciden a final de año si quieren seguir formando parte de Gran Bretaña o se las piran.

Yo no quiero ser agorero, pero es muy probable que decidan separarse y volver a ser la monarquía histórica de siempre. Pero hete aquí que para ser una monarquía es condición indispensable  tener un rey o una reina, y en eso andan los escoceses.

Y mira tú por donde, tirando de árboles genealógicos y cuando es necesario de matojos bastárdicos (válgame la expresión), han llegado a la conclusión de que la hija de un hijo de una hija de un hijo de una señora que el rey se tiró en una cacería es… (sonido de tambor) la duquesa de Alba, sí nuestra Cayetana, la más folclórica, la que no podía ir a las bodas reales europeas porque ostentaba tantos títulos que el protocolo la sentaba encima de la tarta nupcial.

Me imagino el panorama, la duquesa de reina de Escocia y el rey consorte,  sin saber lo que es una espada, D. Alfonso Díez Carabante (el marido). La situación es muy cómica.

Con todo lo que han luchado los escoceses para terminar así. Si William Wallace levantara la cabeza. En fin, como dicen los franceses c´est la vie.

La fe no mueve tantas montañas

La verdad es que medio siglo en este mundo ha hecho que mi capacidad de asombro se temple. Y es por eso que puedo decir, que no me he extrañado al leer la noticia de que un predicador de EE.UU. más concretamente de  Kentucky,  habitualmente intenta evangelizar a sus feligreses demostrando que Dios está con él, lo cual no sería una primicia si para dicho fin el cura no utilizara  un puñado de serpientes de cascabel y las exhibiese delante de sus feligreses restregándose con ellas toda la cabeza. Recordemos que en el imaginario cristiano la serpiente es el Demonio.

     Me figuro que los pobres incrédulos al contemplar al predicador, crean que realmente Dios bendice con sus dones al temerario pastor y por consiguiente todo lo que emana de su boca viene directamente del cielo. Palabra de Dios. Y a continuación aflojar el bolsillo con entusiasmo y generosidad cristiana o facilitar el número de su tarjeta Visa.

           De su peculiar manera de predicar no le apartó el pequeño incidente en el que una de sus feligresas en 1995, Melinda Brown, madre de cinco hijos, murió tras recibir una mordedura de una de las serpientes del cura, presiento que al aproximársela a la buena señora para demostrar algún tipo de fe.

          Ahora de nuevo en 2014, casi veinte años después, el problema ha renacido en una de sus celebraciones. Una de las serpientes cascabel que habitualmente le acompañan en sus representaciones, o bien porque ese día Dios no la advirtió, o tenía otitis o simplemente porque le dio la gana, le lanzó al práter un mordisco que le puso mirando para Alaska (lo que aquí sería Cuenca).

           El buen pastor, creyendo en una interpretación literal de la Biblia  (Marcos 16, v15-18) que dice “los que predican por el mundo tomarán las serpientes y si bebieren algo mortífero no les hará daño alguno”, se negó a recibir ayuda médica y el consiguiente antídoto. Al poco la palmó.

          Eso de la fe está muy bien, pero tiene un límite y ese límite no es otro que la razón. La fe puede que mueva montañas, pero no contraviene las leyes naturales. Así que si tu Dios te dice a través de algún libro mágico que la ley de la gravedad no existe, te aconsejo que leas a Newton antes de tirarte por el balcón para comprobarlo. Amén.

Bienvenido al Show de …

El show de Truman reflejaba en cierta medida esa sensación que alguna vez la mayoría de nosotros hemos experimentado, creyendo que la vida es una especie de teatro donde uno mismo es el protagonista de la obra, y que por medio de mecanismos inalcanzables a nuestra comprensión hay alguien que nos vigila y determina. Esa sensación a algunos les llega a ser tan obsesiva que deviene en un delirio paranoico.

La proliferación de cámaras de vigilancia de todas clases no ayuda mucho a superar el trauma, y aunque uno no llegue a una situación delirante desarrolla un mecanismo de defensa consistente en que las cámaras son los aliados de los buenos y si tú eres una persona cabal lo único que pueden hacer es ayudarte en el caso de que se produzca alguna situación difícil. Hasta aquí todo correcto.

El síndrome de Truman no es más que lo que en psicología se denomina psicosis llevada al extremo, por eso el “síndrome de Truman” no es una enfermedad en sí, sino una variante, a diferencia del síndrome de Capgras en el que el paciente cree que sus familiares han sido remplazados por impostores (yo he tenido esta experiencia cuando de niño mi madre me perseguía con la zapatilla) o el síndrome de Frégoli por el que se llega a la conclusión de que tus amigos no son quienes dicen ser (esta es una experiencia que suele ocurrir cuando le pides cincuenta euros a uno de ellos).

Como veis la psicosis está latente en nuestras vidas, la delgada línea que separa la cordura de lo demás es tan fina, que un pequeño empujoncito te puede llevar a zonas poco confortables de la existencia.

Uno puede pensar que vivir una vida de engaño como la que vivía Truman es algo horrible y que nadie debería de experimentar, pero analicemos nuestra situación.

Truman vivía el guión que otros escribían, su vida dependía de unos escritores que iban inventando las situaciones en las que el personaje se veía involucrado. Esto me suena. El guionista de mi vida es mi banco.

El miedo es fundamental para que Truman no se acerque al agua e intente salir del plató. Nuestro miedo es la inseguridad que puede provocar la rebelión.

Voy a evitar hacer comparaciones con el productor del programa y Dios, La Divina Providencia y la trama general o la audiencia y el destino.

Las cámaras ya las tenemos, el guión está escrito, nuestra vida televisada e intervenida. ¡Bienvenido al Show de (pon tu nombre)!

Se quieren apropiar de La Mezquita de Córdoba

 El Banco Vaticano hasta el año 2010 permitía abrir cuentas a nombre de santos y beatos, es decir te presentabas en la ventanilla con 23 millones de euros y le decías al cajero, vengo a abrir una cuenta a nombre de San Alpinio de Castelsarrazin, y este sin ningún escrúpulo, sin ninguna comprobación, trincaba la pasta y te hacía disponente de la cuenta del santo. Ríete tú de los suizos. Ahora sé porqué Marcial Maciel estaba empeñado en beatificar a su madre. Me pregunto cuánto del dinero que Marcial (legionarios de Cristo) recaudó, acabó en las arcas del Vaticano, puede que nunca lo sepamos. Debido a la poca transparencia en las cuentas de la Iglesia, es muy complicado conocer los datos exactos de sus finanzas, pero es más que probable que posea la segunda reserva de oro más grande del planeta, enormes reservas financieras invertidas en Wall Street, además de inmobiliarias, empresas en sectores como el plástico, electrónica, acero, cemento, textiles, química, alimentación, construcción, televisión y radio, alquitrán, hierro, destilerías y agua potable. En cuanto a posesión de tierras, cientos de miles de hectáreas en Alemania, Italia, España y Portugal, Argentina, Inglaterra y EE.UU. El Vaticano “es el mayor poseedor de inmuebles del mundo, por ejemplo un cuarto de la ciudad de Roma pertenece al Vaticano, aunque últimas investigaciones lo suben a un tercio. Obtenidas estas riquezas a través de la historia por, especulación, diezmo, corrupción, herencias fraudulentas, venta de títulos, venta de indulgencias, metros cuadrados en el cielo, guerras en forma de Cruzadas, limosnas, simonía, esclavismo, prostitución, subvenciones del estado.

    “Diario El País (11/07/2011): la Iglesia española ha estado poniendo a su nombre diversas propiedades calladamente, sin que nadie percibiera sus movimientos. Alcaldes y particulares los han descubierto con sorpresa y luchan por devolver al pueblo el patrimonio cultural e inmobiliario que consideran “robado” y “expoliado” por la Iglesia. Desde 1998 la Iglesia puede inscribir propiedades a su nombre, lo que administrativamente se conoce como inmatricular. En Navarra, las inmatriculaciones han arrasado el territorio: cientos de templos parroquiales, ermitas, basílicas -y sus pertenencias-, casas, almacenes y hasta cementerios, garajes o frontones, figuran a nombre de la diócesis.”

 No contentos con esto, el obispado de Córdoba ha puesto a su nombre la Mezquita de Córdoba, (recuerdo que es patrimonio de la humanidad). Solo el año pasado la mezquita recaudó 13 millones de euros en concepto de visitas (veis por dónde van los tiros ¿no?). El obispado le ha cambiado hasta el nombre y la denomina “Catedral de Córdoba”. Los mismos cordobeses señalan “Las rutas guiadas nocturnas, financiadas con dinero público, son auténticas catequesis amenizadas con música gregoriana” Toda la gestión la lleva el obispado, que no paga IVA, ni IBI.

¿Podemos hacer algo para impedirlo?

SI    pincha aquí      http://chn.ge/1fBi1wx