Con la Iglesia hemos topado

Los poderes que actúan en nuestra sociedad llevan milenios haciéndolo. La religión tiene una historia incontable y a la banca siglos la contemplan. Hemos asistido ojipláticos al matrimonio entre religión y banca, incluso el vaticano tiene su banco propio, el Instituto para las obras de religión. Es sabido que las programaciones culturales de bancos y cajas y las obras sociales de algunos de ellos están dirigidas por la ingente cantidad de pasta que mantienen los obispados ingresado en sus arcas. Es difícil mantener una actitud independiente cuando la mayor parte del dinero pertenece a una institución determinada, eso es más que evidente, pero creo que deberíamos reflexionar  y poner límites a las directrices que impone la iglesia a la banca, para retirar el dinero, a saber:

1- Santigüarse antes de la introducción de la tarjeta

2- Arrodillarse durante la extracción.

3- Despedirse con un Amén antes de abandonar el cajero.

Ah ¿Que no os lo creéis? Aquí tengo la prueba.

rezando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s