Bienvenido al Show de …

El show de Truman reflejaba en cierta medida esa sensación que alguna vez la mayoría de nosotros hemos experimentado, creyendo que la vida es una especie de teatro donde uno mismo es el protagonista de la obra, y que por medio de mecanismos inalcanzables a nuestra comprensión hay alguien que nos vigila y determina. Esa sensación a algunos les llega a ser tan obsesiva que deviene en un delirio paranoico.

La proliferación de cámaras de vigilancia de todas clases no ayuda mucho a superar el trauma, y aunque uno no llegue a una situación delirante desarrolla un mecanismo de defensa consistente en que las cámaras son los aliados de los buenos y si tú eres una persona cabal lo único que pueden hacer es ayudarte en el caso de que se produzca alguna situación difícil. Hasta aquí todo correcto.

El síndrome de Truman no es más que lo que en psicología se denomina psicosis llevada al extremo, por eso el “síndrome de Truman” no es una enfermedad en sí, sino una variante, a diferencia del síndrome de Capgras en el que el paciente cree que sus familiares han sido remplazados por impostores (yo he tenido esta experiencia cuando de niño mi madre me perseguía con la zapatilla) o el síndrome de Frégoli por el que se llega a la conclusión de que tus amigos no son quienes dicen ser (esta es una experiencia que suele ocurrir cuando le pides cincuenta euros a uno de ellos).

Como veis la psicosis está latente en nuestras vidas, la delgada línea que separa la cordura de lo demás es tan fina, que un pequeño empujoncito te puede llevar a zonas poco confortables de la existencia.

Uno puede pensar que vivir una vida de engaño como la que vivía Truman es algo horrible y que nadie debería de experimentar, pero analicemos nuestra situación.

Truman vivía el guión que otros escribían, su vida dependía de unos escritores que iban inventando las situaciones en las que el personaje se veía involucrado. Esto me suena. El guionista de mi vida es mi banco.

El miedo es fundamental para que Truman no se acerque al agua e intente salir del plató. Nuestro miedo es la inseguridad que puede provocar la rebelión.

Voy a evitar hacer comparaciones con el productor del programa y Dios, La Divina Providencia y la trama general o la audiencia y el destino.

Las cámaras ya las tenemos, el guión está escrito, nuestra vida televisada e intervenida. ¡Bienvenido al Show de (pon tu nombre)!

2 pensamientos en “Bienvenido al Show de …

  1. En mi página participó una vez una chica rgentina que DE VERDAD creía que el mundo se correspondía mas a un plató tipo Truman que a otra cosa. Decía que la NASA nos vendía una concepción falsa del mundo y sus pruebas eran unas fotos en las que se veían, según dice ella, estelas de aviones pasando por DETRÁS del sol y la luna. Por supuesto se trataba de un efecto producido por la saturación de luz entorno a la luna o el sol frente a los cuáles había una nube o una estela. Pero ella veía lo que quería ver: estelas pasando por DETRÁS, por lo que estos astros debían estar mucho más cerca y ser más pequeños que “lo que la NASA dice”. Alucinante.

    • Amigo Gabi:
      Yo he leído el caso de una chica que viajó a New York para comprobar que las torres gemelas seguían allí ya que pensaba que todo era un montaje de su director. Y otro confesó a su psiquiatra la intención de acudir a la estatua de la libertad donde sus guionistas le iban a unir con el amor de su vida y que si no lo hacían se suicidaría en ese momento arrojándose al vacío. Puede resultar cómico pero detrás hay toda una tragedia. Un saludo y gracias por tu visita y comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s