Cirugía sexual ¡Zas en todo lo negro!

    Yo tengo una amiga, que tiene ochenta años y dos hijos. Una buena mujer que ha estado toda su vida trabajando. Un día me confesó que su marido nunca la había visto desnuda. Tenía un camisón con un agujero que facilitaba las relaciones de pareja. He de admitir que tardé en asimilar la situación pero por lo visto en los años cincuenta en plena efervescencia católica la situación era más habitual de lo que parece.

   Hoy en día el sexo no es lo que era. Además de comenzar extremadamente pronto a practicarlo se está imponiendo una moda entre los jóvenes que no es otra que operarse sus partes íntimas para embellecer el lugar y sentirse más atractivos para deleite de su o sus parejas.

     Yo no soy de los que está en contra de la cirugía estética, es más, estoy a favor de utilizarla para conseguir verte mejor en el espejo si ese es tu deseo. Pero me llama la atención cómo en apenas cincuenta años hemos pasado de las tinieblas a la luz y taquígrafos.

   Es posible que haya casos que lo necesiten porque verdaderamente encender la bombilla haga descender la líbido hasta los infiernos, pero me huele que muchos no serán más que un intento vano de alcanzar la perfección  donde no se requiere. (“vanitas vanitatis”)

  Aunque la moda  es una imposición más que una elección libre, afortunadamente hoy en día, uno con sus partes hace lo que le sale. La libertad es sinónimo de luz, y la luz es lo que tiene, hace que las cosas se vean con todos sus detalles, y viene y te golpea ¡Zas en todo lo negro!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s