¿Por qué los franceses comen patatas?

Antoine Parmentier (1737-1813) quien fuera  farmacéutico del Hospital de los Inválidos, situado en Paris, había sido apresado por los prusianos en lo que se llamó la guerra de los siete años, y allí se vio obligado a comer cualquier cosa que se movía, hasta que se acabó el meneo y no le quedó más remedio que comer patatas. Por aquella época existía la creencia, en el norte de Europa, de que la patata transmitía múltiples enfermedades, sobre todo la lepra. Así que no es de extrañar que años más tarde al finalizar la guerra, cuando la Academia Besançon propuso un premio sustancioso a quien descubriese algún producto alternativo en caso de hambruna, que pudiera sustituir a los que estaban en uso, Parmentier presentara una memoria donde destacaba sus experiencias personales y las virtudes del solanum tuberosum, es decir, la patata. La famosa academia le concedió el premio, y el expediente pasó a la facultad de medicina de Paris, que tras largos debates declaró que la patata era comestible. Al lado del hospital, el rey Luis XVI, le había permitido cultivar unos terrenos para experimentar con la papa, pero las monjitas de los inválidos, que no se acababan de creer que las patatas no transmitían enfermedades y que eran más bien un producto diabólico, consiguieron echarlo. Suprimieron de un plumazo su puesto de farmacéutico mayor y lo jubilaron con una buena pensión.

Parmentier que gozaba de la obstinación del que se sabe poseedor de la verdad, advirtió que no bastaba con que el mundo científico concediera parabienes al producto, sino que además debía de convencer a la población de que su consumo no era dañino. Para lo cual desarrolló una campaña de marketing que en la actualidad se sigue utilizando con mucho éxito. Conocedor de la psicología del ser humano, intuyó que este deseaba lo que no podía conseguir. Su lucha se desplegó en dos frentes, por una parte la promoción entre la alta sociedad organizando cenas en las que el plato fuerte consistía en patatas, con invitados tan ilustres como Benjamín Franklin y Lavoisier e incluso María Antonieta; por otro, desplegó una estrategia más directa, de nuevo gracias a la colaboración del rey Luis XVI, cultivando unos terrenos a las afueras de Paris: cuando las plantas estaban a punto de dar sus frutos, apostaba durante el día a una guarnición de hombres armados hasta los dientes, y por la noche les enviaba a casa, dejando desprotegido el campo. La población de Paris se preguntaba que tesoro podía haber tan valioso escondido en la tierra, y aprovechaba la noche para atacar la fortaleza desguarnecida, llevándose todas las patatas que podía cargar. De esta manera Parmentier consiguió que el solanum tuberosum se extendiera por toda Francia. Este bonito relato nos da a conocer la capacidad que tienen los franceses de elaborar un buen marketing. En realidad la introducción de la patata en Europa fue uno de los acontecimientos más importantes de la historia. Pero en su momento cuando se produjo, el hecho pasó desapercibido. Es muy posible y más que probable, que la patata entrara a Europa por Sevilla entre el año 1570 y el 1573, y su consumo en España fuera admitido mucho antes de que los franceses necesitaran a Parmentier, seguramente porque en España había más hambre.

 

 

monjas

Las monjas que echaron a Parmentier no tenían rifles pero sí un carácter parecido a estas.

2 pensamientos en “¿Por qué los franceses comen patatas?

  1. ¡ Qué interesante! Amigo Antoine te voy a comentar algo. Tanto Nacho como tú o como yo tenemos varias cosas en común, perseguimos un propósito a contra corriente. Se me ocurren varias cosas. ¿Cómo nos comportaríamos en la actualidad en un escenario donde todo lo que cuenta nuestro indiscreto amigo Nacho fuera conocido y público? ¿Cómo podemos poner a las monjitas de nuestra parte regalándoles el tiempo necesario hasta que vivieran el proceso de asimilación de tu sueño? Las monjitas de la foto están más desesperadas y han recurrido a otros métodos más asertivos (en vez de asuntos de tubérculos y dar de comer se enfrentn a otros problemas de seguridad). ¿Invitaste a Lavoisier, antes o después de casarse? (¿ya tenía comprada la deuda pública del Reino de Francia, o estaba detrás de eso? ¿Qué pensaría la academia después de saber ahora tus intenciones? Eres un científico , Antoine, y en el fondo algo de dudas tenías, y podía haberte salido mal, ¿estás seguro de que controlabas las posibles enfermedades como vehículo de transmisión en aquella época? ¿Cómo harías cuando la alta sociedad se aburriese y abrazara la siguiente moda? ¿Cómo harías si a lso soldados le diese por reflexionar en el sentido profundo y utilidad de su trabajo, cuando vieran que les hacían abandonarlo por la noche? ¿Pensarían en quién les paga? Son muchas preguntas, para otro día…. No te conocía pero me has caido bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s