En ocasiones veo…emprendedores

     Cuando un gobierno es incapaz de generar empleo hace un llamamiento a la población para que le saque las castañas del fuego. Es algo lógico, el gobierno en una democracia no hace más que representar la voluntad mayoritaria del pueblo, y el Estado aunque a veces parezca un ente extraño a la sociedad, una especie de puteador oficial, por muy paradójico que sea, somos todos e intenta velar por el interés general.

     Ser emprendedor es fascinante, sobre todo en tiempos de bonanza económica, donde el dinero corre como botellas de champagne en un burdel y te puedes permitir el llevar a cabo las ideas más disparatadas que se te puedan ocurrir.

     Pero cuando la economía esta en llamas, la cosa cambia. Mostrar en la televisión a un puñado de gente que han llevado a buen término una aventura empresarial por la que nadie daba un duro, pero que debido a su esfuerzo personal, fe, tesón y constancia han podido sacarlo adelante, es una estrategia que siempre da sus frutos.

     Normalmente el que se mete a emprendedor, salvo en raras excepciones, es alguien que tiene una habilidad en algo, se ha quedado en paro o tiene una corazonada sobre una idea luminosa que le atravesó el cerebro un sábado por la noche.

     La guinda la suelen poner tus amigos que te alientan a montar un negocio colgando en el facebook frases como:

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.

No es grande aquel que nunca falla si no el que nunca se da por vencido.

Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto hace falta perseverancia.

Cuando pierdes no te fijes en lo que has perdido, sino  en lo que te queda por ganar.

Utiliza tu imaginación, no para asustarte, sino para lograr lo inimaginable.

Creedme si os digo que todos estos ingredientes de valentía, perseverancia e imaginación son los menos importantes en un proyecto empresarial, es más si basáis vuestro proyecto en esto, lágrimas de dolor y crujir de dientes será vuestro menú diario hasta que lleguéis a la quiebra personal o lo que es peor a la de vuestra familia.

Antes de emprender un negocio te has de hacer las siguientes preguntas (y saber las respuestas)

¿Qué producto voy a vender, fabricar o que servicio voy a dar?

¿Existe realmente una demanda de mi actividad?

¿Quién es mi competencia?

¿Tengo un estudio de viabilidad para conocer realmente si mi negocio funcionará?

¿No sé lo que es un estudio de viabilidad ni quién me lo hace?

¿Tengo una corazonada?

¿Tengo experiencia o me guía la desesperación o alguna de las frases de aliento de más arriba?

¿Es mi idea realista, o una fantasía más en la que voy a arrastrar a otros?

¿Quiero poner un restaurante porque me salen bien las croquetas?

¿Quiero montar un centro Zen porque creo que la gente necesita relajarse mientras le vendo un zumo de mango o un té de la India?

¿Por qué soy yo mejor que el que acaba de cerrar haciendo lo mismo?

¿Cuento con financiación propia o tengo que arrastrar a mi abuela al banco y empeñar hasta los calzoncillos?

¿Conozco la fiscalidad? ¿Soy consciente de que Hacienda es mi socio tonto?

¿Conozco lo que me voy a gastar con exactitud?

¿Tengo potenciales clientes, porque realmente hay una demanda no satisfecha de lo que voy a ofrecer?

¿Soy un pionero, quiero enseñar a los demás un producto maravilloso que no conocen pero que cuando lo vean o lo prueben alucinarán? ¿Tengo pruebas de esto?

¿Necesito un buen local y una buena imagen y nada más abrir empiezo con números negativos?

¿Sé cuanto gano en el momento que requiera esa información?

¿Qué caja de media estoy obligado a hacer para mantenerme y ganar un sueldo digno?¿Sé lo que es un punto muerto en la empresa? ¿Sé lo que es la estrategia de precios y como se lleva a cabo?

¿Sé que los que suministran la energía eléctrica también son otros socios tontos?

¿Sé lo que es el marketing y su importancia?

¿Me creo que todo lo que entra en la caja es para mi?

¿Soy un tío o una tía guay y me conoce mucha gente y paso de los profesionales?

¿El proyecto encaja con mi personalidad?

¿Sé que las subvenciones son como Dios hay que tener fe pero no verlas nunca?

¿Tengo un plan B por si todo falla o soy un funambulista sin red?

Estoy harto de ver locales que se reforman una y otra vez con un montón de ilusiones que se van junto a los escombros de las obras, por no ser realistas y no admitir las limitaciones de cada uno. Conocer tus límites ahorrará sufrimientos innecesarios, puede que no te lleve al éxito pero sin duda evitará que caigas en el fracaso y la ruina económica.

¿Eres emprendedor? No te desanimes, empieza poco a poco, si tienes un buen servicio o un buen producto, la marea te sacará, pero siempre con realismo, y si quieres dar un paso más allá y montar algo  serio, no te olvides de hacerte todas las preguntas anteriores y ser sincero contigo mismo. Si no lo haces al final se hará realidad la frase “En ocasiones veo muertos” porque tú, como emprendedor, lo estarás.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s