De padres gatos…hijos michinos.

Cristina Fernández de Kirchner, que se traslada a diario en helicóptero a la casa rosada, admiradora de Napoleón, que detesta al movimiento feminista, coleccionista de zapatos y bolsos, y obsesionada por las joyas, aconseja comer carne de cerdo para mejorar la actividad sexual y está llevando a los argentinos a la quiebra. Ha llegado a prohibir la entrada en el país de libros y revistas o cualquier publicación del extranjero, con el pretexto vano de ser fabricados con alto contenido en plomo.
Dilma Rousseff, que se caracteriza por ser una persona austera y de hábitos saludables, se acercó a la coronación del Papa Francisco y reservó 52 habitaciones en un hotel de lujo he hizo uso de 17 coches oficiales, amén de la desastrosa inversión en el mundial de fútbol o en los juegos olímpicos, o la presa eléctrica más grande del mundo que destruirá gran parte de la biodiversidad humana, animal y vegetal del amazonas.
A Nicolás Maduro se le ha aparecido un par de veces el ínclito Hugo Chavez, la primera fue en forma de pajarito que le habló y le transmitió un mensaje muy claro del difunto y la segunda en la pared rocosa de una excavación.
Evo Morales, que tiene comprado a los sindicatos que le apoyan, con toda clase de prebendas, y que invierte recursos en una fuerza naval en un país que no tiene litoral, acaba de declarar en un acto público en Cochabamba que él se sanaba tomando orín porque se lo decía el médico-curandero de turno, y lo que es peor que hay que combinar la medicina tradicional y la científica.
Daniel Ortega, el gran rapiñador de Nicaragua se ha apropiado de millones de dólares en terrenos y empresas, y a su mujer, a quien no le gusta repetir vestido en sus apariciones públicas, se le ha contabilizado 400 modelitos en los últimos tres años. Amén de los deportivos y la vida disipada que protagonizan sus hijos y familiares más queridos.
Que España es un desastre, es más que evidente. Que la culpa es de los españoles, también. El otro día asistimos a las declaraciones de Ignacio Cosidó, director general de la policía nacional, en las que nos decía que había unos mil casos abiertos por corrupción, y dado que solo se investiga el 5%, andaríamos sin temor a equivocarnos mucho en unos 20.000 casos reales. Trenes de alta velocidad que no utiliza nadie, aeropuertos sin aviones, carreteras sin automóviles y un largo etcétera nos identifica en Bruselas como el país campeón de los campeones de la corruptela. En España puede que no tengamos mandatarios a quien se les aparezca un pajarito o que beban orina para mejorar la salud, sin embargo tenemos algo tan malo como es la falta de talento, la corrupción y las ganas de medrar a costa del erario público sin importar nada el ciudadano y el bien común.
Todo tiene una explicación, España es la madre patria y ya se sabe, de padres gatos hijos michinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s