El perfecto idiota español

     En 1996 tres escritores, Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y Álvaro Vargas Llosa, publicaron un libro con el título “Manual del perfecto idiota latinoamericano” en donde se describe (según su punto de vista) la mentalidad de los políticos latinos, en la que destacan un victimismo patriótico junto a un odio visceral al capitalismo y todo lo que produce, y como resultado desarrollan unas políticas basadas en el populismo puro y duro que llevan una y otra vez al fracaso social.

En España es posible que esa etapa la hayamos superado, bien arrastrados por las sinergias centroeuropeas o bien por la legislación impuesta desde Estrasburgo, pero ha aparecido una figura que está latente en el imaginario colectivo de todo político español que se precie de serlo. Y no es otra que la del perfecto idiota español (que se chupa el dedo)
¿Quién es el perfecto idiota español? Posiblemente no exista en una manera particular, individual (con brazos, piernas, cerebro y conciencia propia) sin embargo es una especie de figura virtual a quien los políticos (aquí incluyo a los sindicatos) dirigen sus discursos como si los españoles fuéramos total y absolutamente imbéciles y del que piensan que no es capaz de discernir lo bueno de lo malo, que carece de memoria y que se guía solo por imágenes, posturas y actos demagógicos, que no profundiza en las cuestiones y que solo le interesa una especie de pátina superficial de poses ensayadas en tanto en cuanto tenga el estómago lleno.

Puede que los asesores de los políticos, que son muchos, piensen que lo más importante sea salir en la foto, desdecir lo evidente a pesar de estar todo grabado, o negar lo incuestionable. Invocar conspiraciones en su contra, acusar a los jueces, a la oposición de turno, o incluso decir que no sabían nada y que se han enterado por los periódicos de que están imputados por corrupción en tal o cual caso.

En fin, cuando un político habla para el perfecto idiota español, debería reflexionar y pensar que está cometiendo un terrible error, que la mayoría de las gentes que pueblan este país (por llamarlo de alguna manera) no nos chupamos el dedo, y que uno tiene un límite en su capacidad para aguantar la indecencia.

Un pensamiento en “El perfecto idiota español

  1. Pingback: El perfecto idiota español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s