El Mal, el Perdón, el Recuerdo y el Bien

     El diablo es un concepto religioso, un personaje que encarna unos valores negativos de los que hay que alejarse. Al diablo no lo he visto nunca, pero al mal sí. El mal es hacer daño sin obtener nada a cambio, salvo el placer de ver sufrir a los demás. Ese es el mal en estado puro. Si alguna vez os encontráis con alguna persona que podáis identificarla con el mal en estado puro, os aconsejo que huyáis, y si no podéis huir preparaos para una dura batalla por la que, aunque ganéis, saldréis gravemente heridos.

     Creo que es un concepto atribuible exclusivamente a los humanos, aunque desconozco si algún animal de orden superior lo practica, mi intuición me dice que el grado de sofisticación con que el ser humano lo realiza, es probable que nadie más lo haga. Tiene tanta fuerza, y es tan inmediato que enseguida lo reconoces.

     Yo me he topado con el mal en estado puro, y he sufrido lo indecible, fue en el pasado y ya la batalla terminó. Sobrevivir a un enfrentamiento con el mal a todo o nada, curte mucho, y para evitar que no siembre su semilla dentro de ti, has de ser fuerte y no perder la confianza en las personas, de lo contrario te habrá derrotado. El perdón es la victoria total, y el recuerdo la cicatriz que evitará nuevos sufrimientos.

     Perdonar es muy difícil, pero vale la pena si es un acto verdadero. Si eres capaz de perdonar la liberación hará de ti una persona mejor, más libre.

     Ahora bien, la culpabilidad la maneja la conciencia y a esta le guía la interpretación personal de los hechos, y puedes encontrarte pidiendo perdón por algo que solamente ves tú, en este caso la redención solo puede llegar de ti mismo.

     Si alguien te pide perdón por un mal que nunca hizo, y que solo lo sintió en su interior, esa persona es un ángel, en el más estricto sentido de la palabra (sin ñoñerías religiosas), y sus muchas cicatrices en forma de recuerdos no la impiden confiar una y otra vez en los demás ya que solo busca la reconciliación propia y ajena. A ese tipo de personas hay que cuidar e impedir que se alejen demasiado de ti puesto que son la representación fehaciente de que el bien existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s