El tango de los héroes, cambalache.

¿Quién no conoce a Leo Messi o a Cristiano Ronaldo? Es posible que más de un tercio de la población de este planeta sepa la vida y milagros de los astros del deporte rey. Son los nuevos héroes-soldados de estos modernos ejércitos llamados equipos de fútbol. Como Aquiles y sus mirmidones, capitanean a sus tropas hasta conseguir la victoria y la muchedumbre enardecida les vitorea y defiende en sus vidas como si fueran uno más de sus familias recogiendo sus agravios como propios.

Que el mundo fue y será
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también.

No preguntes algún dato de nuestra maltrecha nación, ya sea de historia, literatura o arte, que poca gente te dará contestación. Ya no saben de Galdós ni Pereda, y preguntan si Cervantes era un torero, el Greco un banderillero y el cuadrado una rueda.

Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.

Ya palabras como honradez, principios y bien común, desatan a la par sonrisas en dicente y escuchante. ¿Para qué el esfuerzo, el trabajo y la disciplina? si mi vecino vive mejor y no apoquina.

Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldad insolente
ya no hay quien lo niegue

Ahora es más listo quien roba y defrauda, a quien no da ni golpe se le ensalza, se le llena de medallas, experto en criminología. Medra quién consigue una pensión y está más sano que la diosa Higía.

Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseados

Se hace alarde de la ignorancia y se lleva cual pendón, se tiene a gala no leer y a mucho honor no escribir con las manos por ser cosa de ancianos.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor
Ignorante sabio o chorro
generoso o estafador

Ahora sí, cuando llegas al hospital con el hígado fuera, no sabes el nombre del médico que te opera, ni quién desarrollo la tarea, no oíste hablar de Pasteur, Fleming o la vacuna de la viruela.

Todo es igual
nada es mejor
lo mismo un burro
que un gran profesor

Y estás en sus manos ¿y quién es ahora tu héroe? acaso recuerdas el gol de Maradona, o el cabezazo de Zidane. Solo hay lágrimas de agradecimiento y de golpe comienzas a razonar, te entra la sabiduría que solo el dolor es capaz de proporcionar.

No hay aplazaos
ni escalafón
los inmorales
nos han igualao

Pedir, reprochar y criticar nuevos verbos conjugados. Se ha pasado de un país de católicos a otro de protestantes. Se reclama y se condena, se acusa y se queja, se abuchea, se silba, se pita y patalea. Da lo mismo el después que el antes.

Siglo veinte cambalache
problemático y febril
el que no llora no mama
y el que no afana es un gil

Dónde están mis héroes que los quiero ver.

No pienses más
sentate a un lao
que a nadie importa
si naciste honrao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s