Pan casero, rico, rico.

Para acompañar a las anchoas de ayer, hoy vamos a elaborar pan. Advierto que crea adicción sobre todo en quién no lo cocina y sólo lo come. Si hay algo mágico en la cocina es la transformación que sufre el agua, la harina, la sal y la levadura en el horno. Vamos allá.

Imagen

Me voy al Lupa de mi barrio y allí compro dos tipos de harina, medio kilo de integral y un kilo de harina de trigo especial repostería.

Imagen

También consigo allí mismo la levadura, que son esos cubitos amarillos que están medio escondidos en la estantería junto a las natillas.

Imagen

Ya tenemos los ingredientes en casa, doy por sentado que hay sal y azúcar. Lo primero lavarse bien las manos.

Imagen

En un bol añadimos agua, un poco más de medio litro, el agua tiene que estar tibia, así el calorcito activará mejor a la levadura.

Imagen

Vertemos el agua en el bol

Imagen

Ahora añadimos una cucharada colmada de azúcar.

Imagen

Ahora echamos una cucharada de sal, esto es al gusto, cada uno puede dosificar este enemigo que es la sal y que algunos no podemos pasar de momento sin ella. Yo echo una cuchara rasa de sal, pero no abuséis.

Imagen

Para un kilo de harina que es lo que vamos a hacer, con 25 gms de levadura son suficientes, es decir, de los dos paquetitos que trae, utilizar sólo uno. El otro le podéis congelar.

Imagen

Desintegrar la levadura y revolver con el agua y el azúcar y la sal hasta que notéis que está perfectamente disuelto.

Imagen

A continuación vertemos el paquete de harina integral

Imagen

Revolvemos con una cuchara hasta que se haga una papilla.

Imagen

Ahora añadimos más o menos medio paquete de harina de trigo, unos 500 gms, a ojo.

Imagen

Seguir revolviendo y veis como va cogiendo consistencia.

Imagen

Ahora espolvoreáis algo de harina en la mesa para que al verter la masa para amasarla no se pegue.

Imagen

Ahora vertemos la masa en la mesa.

Imagen

Y ahora viene lo bueno, hay que amasar, y bien amasado, ya sabéis, el secreto está en la masa y en el amasado.

Aquí he subido un video de como teneís que amasar, al menos durante diez minutillos. La masa debe de quedar un poco más ligera que la plastilina. Si os ha quedado muy acuosa añadir harina hasta conseguir la textura deseada, y si por el contrario ha quedado muy seca, añadir un poco de agua.

17 espolvorear recipiente

Se espolvorea un poco el bol limpio para que no se pegue la masa.

18 guardar y tapar

Se mete la masa en el bol con cuidadín.

19 tapar

Y se tapa con un trapo húmedo. Dejamos la masa que fermente entre 90 y 120 minutos.

masa fermentada

Como veis, ha duplicado su volumen. Ahora sacáis la masa y la volvéis a amasar pero esta vez un par de minutos, no importa que se baje. Este paso es imprescindible, no lo saltéis, yo lo hice pasándome de listo para ahorrar tiempo y me salió un churro.

masa en bandeja

Ahora extendéis la masa directamente en la bandeja que va a ir al horno dándole más o menos la forma que refleja la foto.

tapadobandeja

A continuación la tapáis con un trapo húmedo para que no se seque, y vuelva a subir un poco. La dejáis más o menos 20 minutos. Mientras calentar el horno arriba y abajo a 175º.

cortes del pan

Cuando esté caliente, quitáis el trapo  hacéis unos cortes en cruz en la masa, no muy profundos.

en el horno

Introducís la bandeja en el horno mínimo 50 minutos, máximo 65 minutos.

final

Et Voilà, he aquí el resultado.

Anchoas caseras

En esta entrada veremos como se pueden elaborar unas deliciosas anchoas caseras.

entrada a la plaza

Primero tenemos que comprar las anchoas. Yo siempre voy a la plaza de la Esperanza, por la entrada de la calle de la Enseñanza, al lado del afilador.

La Chata

Nada más entrar está la Chata, sin duda uno de los mejores puestos de la plaza, donde te atienden con la delicadeza y la atención de quién conoce su oficio.

la chata mostrador

Aquí vemos el mostrador, que lo dice todo. Y ahí se encuentran nuestras anchoas en sal esperando por nosotros.

paquete anchoas

Nos las llevamos a casa y con cuidado, abrimos el paquete. No hace falta que preparemos todas, sólo las que vamos a comer.(Sabio consejo de la Chata).

verter anchoas

Vamos a verter las anchoas en un recipiente lo suficientemente grande como para cubrirlas de agua. Las tendremos a remojo un par de horas, con el fin de quitarles el exceso de sal que las ha llevado a ese estado. Es conveniente cambiar un par de veces el agua SIEMPRE FRÍA.

cubrir con agua

Se cubren bien con agua y ya sabéis 2 Horas, 2 cambios de agua. Si hace mucho calor mejor las guardáis en el frigorífico.

Escurridas

Una vez escurridas tienen este aspecto.

cortar cola

Ahora cortamos la cola.

recortar tripa

Luego recortamos el borde de la tripa, lo mínimo posible.

recorte espinas cabeza

Recortamos espinas en la zona de la cabeza.

estropajo corte

Cortamos un trozo de estropajo para poder trabajar mejor.

llimpiar lomos

Se limpian los lomos, en ambos lados, con cuidado, sin apretar mucho.

espina

Se separan los lomos y se retira la espina, también con mucho cuidado.

colocar

Se van colocando con paciencia, en un trapo seco y limpio. De medio kilo salen unos cincuenta lomos.

cubrir

Se cubren con otro trapo para secarlas bien.

ajo picado en laminas

Se pica ajo en láminas.

emplatar

Se van colocando en un plato y añadiendo ajo y un poco de perejil.

final

Al final se cubren con aceite y Voilá. Este es el resultado.

La próxima receta como hacer pan casero para acompañar estas delicias maravillosas.

Consejo: Hacerlo en cadena, primero todos los cortes, luego limpieza de lomos, separación de espina y secado. Ahorras tiempo.

Animaros que no es difícil y el resultado vale la pena.